25NOV Consejos para evitar una violación

  1. Ser honesto es lo mejor para todo el mundo. Cuando le pidas a una mujer que se tome algo contigo, si lo que quieres es mantener relaciones sexuales, pregúntale al respecto y acepta su respuesta. No esperes a que esté borracha o drogada. No la engañes.
  2. No intentes decir lo que crees que ella quiere oír: halagos, para engañarla, porque luego si no quiere seguir, vas a violarla.
  3. Si te enrollas con una mujer (u hombre) y cambia de opinión y ya no quiere seguir, respétalo. No ha hecho nada que justifique que cometes el horrible crimen de la violación. Es un crimen horrible.
  4. No le eches drogas a las bebidas de las mujeres. Drogar a una persona para usar su cuerpo como si fuera una muñeca de goma es ser brutal, es alimentar el negarte la cualidad de la empatía, esa inteligencia.
  5. No engañes a las mujeres para drogarlas y grabar vídeos que “demuestran” que han consentido, que quería sexo contigo.
  6. No invites a tus amigos a violar a una mujer que está drogada, aunque se haya drogado ella o inicialmente haya consentido tener relaciones contigo.
  7. Cuando veas a una mujer caminando sola, no la persigas.
  8. Si te detienes para ayudar a una mujer con el coche roto en carretera, ayúdala, no violes, o pasa de largo.
  9. Si estás en un ascensor o portal y una mujer entra, déjala en paz.
  10. Si una mujer te quiere, no uses su cariño para forzarla a tener sexo contigo. Querer a las personas no pasa necesariamente por tener sexo, y cuando así es, no puede incluir la violación.
  11. Si te encuentras con una mujer que está durmiendo, la acción más positiva para su seguridad y tu dignidad es no violarla.
  12. Nunca te cueles a la casa de un mujer por una puerta o ventana que se ha quedado abierta.
  13. No asaltes a una mujer en el aparcamiento o la playa.
  14. Lleva siempre un silvato contigo. Si sientes que vas a violar a alguien, pide ayuda.
  15. “No” es “no”. No es interpretable, no es “sí”. “No” es “no”. Y el silencio puede ser “no”.  Por empatía puede saberse. Y estar medio consciente e inconsciente es NO. Siempre es NO.

Aunque por el crimen de violación se puede condenar a cualquier persona, en la experiencia de jueces, juezas y personal de hospitales, las violaciones las cometen hombres, y la inmensa mayoría de personas violadas son mujeres, aunque los hombres también violan a niñas y niños y hombres.

DENUNCIAR que los hombres violan no es odiar a los hombres, ni denigrarlos, ni odiarlos, ni difamarlos. Es DENUNCIAR un crimen y habrá que analizar por qué sólo lo cometen hombres. El feminismo ayuda un mundo. Recorre con valentía, inteligencia y mucho dolor y horror, la realidad de siglos de que la violación ha sido un hecho cultural en las sociedades PATRIARCALES durante SIGLOS, un hecho que la ideología patriarcal ha justificado no sólo en las guerras (y nos presionamos a no denunciarlo porque la sociedad considera/ba que eso es atacar a héroes, hombres que dan su vida por todo el mundo, cuando la realidad es que denunciar la violación no es odiar a los hombres, sino luchar para que no comentan este crimen), sino también en la paz e incluso en el matrimonio (hasta hace muy poco si te forzaban en casa no podías denunciarlo).

Si ahora podemos denunciar la violación es porque el feminismo está sacando este tema tabú continuamente no por molestar o por odio a los hombres, sino por dolor/horror ante el dolor/horror de las personas que la sufren. Porque la violación es un crimen contra la persona, brutal, no “normal”, no “inevitable”, y el feminismo es un movimiento de derechos humanos que nos humaniza a todas las personas. Tenemos que humanizar la invisibilidad de la realidad de la violación para transformar nuestra mentalidad que le da la espalda. No podemos seguir hablando de la violación como inevitable, o sin nombrar a quien comete el crimen, porque eso nos impide analizar por qué y remediarlo con educación, porque la violencia no es “natural”, se aprende, en la inmensa mayoría de los casos en que usamos la violencia, ha sido un aprendizaje, no es la violencia instintiva de la autodefensa, es una violencia aprendida culturalmente: que el Hombre viola y eso es malo pero inevitable. No lo es. Lo demuestran muchos hechos: por ejemplo, que hombres que han violado en guerras jamás lo hicieron en situaciones de paz. Necesitamos pensar y hablar y ayudarnos a cambiar la mentalidad.

Este post ha sido posible gracias a un equipo de cuatro personas que han hablado del tema partiendo de un artículo publicado en Mujer Palabra con este mismo título para ver cómo conseguir que la gente de nuestro centro se plantee esta cuestión y podamos ayudar a una evolución más humana. Desde aquí nuestra gratitud por su trabajo.

Anuncios

2 thoughts on “25NOV Consejos para evitar una violación

  1. Por la erradicación de la violencia contra las mujeres.

    La primera agresión sexual que recuerdo la sufrí con 8 o 9 años. Fue por parte de un familiar, esa mano en la que confiaba no se detuvo en la rodilla. Aprendí a evitar estar a solas con él.

    Mi madre solía llevarme al instituto antes de que este estuviese abierto y yo tomaba café todos los días en el bar de al lado. Una mañana el camarero cerró la puerta sin que yo me diese cuenta, me llamó a la cocina, me estampó contra la pared, empezó a manosearme mientras me decía “es que me pones a mil”. No recuerdo cómo me zafé. Recuerdo el miedo. Y el asco. Recuerdo que me abrió la puerta y que salí corriendo. Tenía 15 años. Aprendí a evitar estar a solas con “desconocidos”.

    Con 18 años mi novio me violó. Aprendí a sentirme avergonzada y culpable. Aprendí que un “NO” podía valer una mierda dentro de una relación.

    Viví tres años con un maltratador. Solo me di cuenta cuando me puso la mano encima la primera vez. Para entonces ya había construido un mundo alrededor de sus celos, su dependencia y sus inseguridades. Me costó muchos “puta”, una segunda agresión física y un abandono cuando un embarazo ectópico casi acaba con mi vida salir de ahí. Aprendí que a mí también podía sucederme.

    Un compañero me invitó a un tiro de coca. Al salir del baño me cogió, me tiró en la cama. Con una mano apretaba mi cuello y con la otra se abría camino entre mis piernas. Pude quitármelo de encima. Aprendí a drogarme solo cuando la droga fuese mía, el precio que te hacen pagar algunos es demasiado alto.

    Tenía un buen amigo. Fuimos novietes en la adolescencia y nos reencontramos de adultos. Uno de esos reencuentros fue en una fiesta en casa de un amigo común. Me levanté para ir al baño y al salir le encontré en la puerta. Empezamos a hablar, él estaba pasando por un mal momento. Nos sentamos en el borde de la cama y, de pronto, sentí sus 90 kilos de peso encima. Me decía cosas al oído, me baboseaba, me manoseaba, se restregaba. Amenacé con ponerme a gritar, con contarlo en la fiesta, me dijo que nadie me creería, pero se apartó y me dejó ir. Aprendí a no quedarme a solas tampoco con conocidos.

    Un día, tímidamente, empecé a hablar con otras mujeres. A abrir de nuevo todas mis cicatrices para curarlas bien. Aprendí a no sentirme culpable, aprendí que el mundo nos enseña a nosotras a evitar ser violadas o violentadas y aprendí lo radicalmente injusto de esta realidad. Aprendí que casi cada mujer con la que hablo puede contar al menos una experiencia parecida a las que he relatado. Aprendí que las mujeres no son mis naturales enemigas. Aprendí a desmontar el mito de la competitividad entre nosotras y aprendí a tejer alianzas, poderosas alianzas basadas en la sororidad. Aprendí que juntas podemos crear un mundo nuevo basado en una manera diferente de relacionarnos. Aprendí que ponerme las gafas moradas me daba una poderosa herramienta para combatir al patriarcado.

    A mis hermanas. A mis amigas. A mis compañeras. A todas vosotras. Gracias.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s