PyR. Si todas las personas somos machistas, ¿cómo podemos desarrollar inteligencia feminista?

Somos machistas, más bien, somos de culturas patriarcales, por eso dice Chimamanda Ngozi Adichie (escritora nigeriana) que “Todas las personas deberíamos ser feministas” (link sobre esta lectura de clase en el C1 de Inglés). Eso no podemos evitarlo, lo somos. La sociedad patriarcal es una cultura de siglos de antigüedad, desde el neolítico nada menos.

La cultura nos influye más de lo que creemos en lo que es nuestra persona, nuestra identidad. Es como cuando naces en un país donde prevalece una religión, pongamos la católica, y no crees en Dios. Tu identidad sería al menos algo diferente a si hubieras nacido en una sociedad protestante (si seguimos en el cristianismo), o bien judía o musulmana (si cambiamos a otras religiones monoteístas patriarcales). Puedes ser una persona no creyente y sin embargo que tu identidad cultural venga marcada por esas religiones de alguna manera. ¿Serías exactamente la misma persona si hubieras nacido en un país donde predomina otra religión? ¿Serías exactamente la misma persona si hubieras nacido con otro sexo, o sexualidad? ¿O con otro color de piel? ¿Otro estatus económico o social?

Nuestra identidad no es algo “natural = ajena a nuestra voluntad (elegimos más de lo que creemos) e inmutable” sino sensible a muchos factores, y los valores patriarcales no están sólo en siglos de historia donde básicamente sobre todo se nos ha hablado de violencia y poder, sino también en tradiciones, costumbres, valores, en cómo nos relacionamos, cómo hablamos, cómo pensamos las cosas… en todo. Sin embargo, no es esto la única influencia. También influye nuestra personalidad, nuestros deseos y sueños, la gente que nos rodea… La característica clave del cerebro y de la mente humana es la maleabilidad: podemos muchas más cosas de las que creemos posibles, y eso incluye construirnos como personas. Por eso sabemos lo importante que es el diálogo, hablar, comunicarnos, y también la educación.

Ser feminista en una sociedad patriarcal es apostar por la autocrítica y la crítica con el fin de ser más feliz y generan menos abuso y discriminación. Si negamos que puede haber gente que se sienta mal con los papeles tradicionales es sólo que no queremos ver la realidad. Todos los días esos papeles nos hacen daño. Los papeles tradicionales de Mujer y Hombre (la versión patriarcal de un ser varón o mujer, una versión que ahora nos parece algo absurda porque podemos ser Mujer, Hombre y Persona de maneras diferentes) nos deshumanizan porque nos dicen que nuestros genitales determinan nuestra identidad, a qué nos podemos dedicar, cómo podemos ser, qué podemos sentir, hacer, no hacer… Nuestra mente, nuestra inteligencia, lo que podemos y no podemos hacer… ya sabemos que eso no es lo que tradicionalmente se ha dicho que pueden ser o hacer “los hombres y las mujeres”. Tener capacidad para gestar un bebé, parirlo, criarlo no quiere decir que no seas buena razonando, o que no puedan conducir bien, o ser una buena atleta, o artista, o activista. Tener pene no significa que no puedas razonar con empatía, comunicarte teniendo en cuenta a otras personas, o con ternura y humor, cocinar bien sólo si eres un genio de la cocina. Es cierto que si tu sociedad espera de ti que se te dé bien una cosa, somos tan inteligentes que nos desarrollamos en eso, para colmar esas expectativas, pero a veces no podemos porque amamos hacer otra cosa, o sentimos otra cosa, o porque tenemos muchos más intereses…

Cuando eres feminista analizas muchas cosas de la identidad, por pensarlas y por el día a día, porque ves que hay cosas que es necesario cambiar para poder mejorar las relaciones, y la relación contigo misma o contigo mismo, en un mundo más igualitario, más como nos dice la Declaración Universal de Derechos Humanos: donde sexo, sexualidad, color de piel, creencias, ideología… no implica que no seamos iguales en derechos. Día a día queremos validar el orden patriarcal, consciente o inconscientemente, porque es lo que conocemos: dejar claro que somos diferentes en derechos y habilidades, pero lo cierto es que cualquier persona puede ser diferente, y que los derechos no pueden depender de esas cosas, sino de nuestro respeto a la vida de las personas.

En este nuevo curso, os invitamos a enviarnos escritos sobre cómo os apañáis en el día con la cuestión de que somos de cultura patriarcal pero estamos trabajando desde el feminismo para superarla, y así poder hacer o ser lo que se supone que no podemos hacer o ser sabiendo que queremos y nos relacionamos con personas que pueden o no estar en este desarrollo de inteligencia feminista. Contadnos, por ejemplo, qué tipo de pareja sois: qué cosas patriarcales no podéis evitar y qué cosas habéis cambiado y por qué.

Un comentario en “PyR. Si todas las personas somos machistas, ¿cómo podemos desarrollar inteligencia feminista?

  1. No cabe duda que el mundo iria mejor si a traves de la educacion las personas fueramos mas tolerantes y desarrollasemos otro tipo de actitud ante la vida….como decia un antiguo proverbio….si tu cambias es mundo cambia…

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s