La violación es tortura, no “abuso sexual”

Con la ratificación del caso de La Manada, los hombres que violaron a una mujer que según la ley, no se resistió y por tanto, en su opinión, no fue violada, es ética y humanamente repugnante.  La violación a manos de un grupo de hombres de una persona que no se resiste no indica consentimiento sino como cualquier persona con un mínimo de empatía podría sentir y comprender, porque está aterrorizada, o drogada.

Cualquier persona con un mínimo de empatía sabe que es violación cuando Ella no está participando en ese supuesto acto sexual que da placer.

Equiparar violación a relación sexual es perverso. El consentimiento no es no decir nada (o incluso decir sí, que no suele ser el caso). Es mucho más complejo cuando hablamos de grupos humanos donde uno es tradicionalmente quien impone y otro quien debe servir u obedecer. Donde hasta hace muy poco justificábamos culturalmente que ellas fueran violadas, con ideas tan brutales y falsas como la educación de habernos dicho hasta la náusea durante siglos que “ella se lo ha buscado”, “ellas provocan”, “todas las mujeres son unas putas”, “todas, secretamente, desean ser violadas” (confundiéndose relaciones sexuales apasionadas con la tortura).

La lucha feminista ha logrado que se entienda que hay un problema social de violencia del Hombre hacia las mujeres, como resultado de la cultural patriarcal, que existe la violencia por razón de género hacia las mujeres, y tenemos fechas incluso que lo señalan y así lo reconocen. Sin embargo, nuestra ley contra la violencia de género distorsiona el concepto para limitarlo a ciertos casos.

No es sólo violencia física, que esto bastaría, pero no es lo único que acarrea la violación en las sociedades patriarcales. Es preciso tener en cuenta la violencia conceptual de ver a la mujer como un objeto, como una muñeca de goma para usar y abusar de ella. Cosificarla para usarla como objeto sexual es violarla, no sólo por los daños que esto genera, de todo tipo, sino también porque Ella no es un objeto, sino una persona con derecho a que se respete su dignidad. No se puede no considerar como prueba de un acto de tortura la violencia verbal y de las acciones y actitudes que se generan cuando se cosifica sexualmente a una mujer. En cualquier otro tipo de tortura se tiene en cuenta. Todo el mundo sabe cómo puede sufrir una persona objeto de violencia verbal, cómo se la puede llevar al terror. Es decir, se puede medir, se puede comprender y saber, que que un hombre o cinco decidan usarte como muñeca de goma genera miedo y terror y esto puede llevarte a cerrar los ojos y desear que termine pronto, porque en ese momento sientas que tú no puedes impedírselo.

La visión de la Justicia es machista y misógina en cuanto no se considera a una mujer violada como una persona con derecho a disfrutar de las relaciones sexuales. Es machista y misógina en cuanto no considera que el Hombre, como medida de las todas las cosas según la ideología patriarcal, puede convertir a una persona en un objeto para buscar su placer, quiera la mujer o no, lo manifieste o no.

El análisis de este tipo de tortura desde la perspectiva de género, la tortura que es aterrorizar y usar el cuerpo de una persona, no respetando su dignidad, es FUNDAMENTAL para construir una sociedad respetuosa con los derechos humanos de todo el mundo, una sociedad empática, noviolenta y justa que respete los derechos humanos de un inmenso grupo humano, las mujeres, tradicionalmente subyugadas por razón de violencia de género, no sólo por la violencia física, sino también usándose muchos otros tipos de violencia.

La violación es un crimen de los más graves que puede cometerse contra una persona, y no podemos aceptar que la Justicia, que debería ser un ejemplo de coherencia con la idea de protección de los derechos humanos, no supere la tara ideológica que refleja la sentencia a los violadores que usan a las mujeres como objetos sexuales para divertirse y provocarse placer sexual, que las usan porque sus actos reflejan que no consideran que están estableciendo una relación humana.

No superar la ideología patriarcal nos deshumaniza. Podemos ser mejores personas.

5 comentarios en “La violación es tortura, no “abuso sexual”

  1. Esta noche estaba en una bar tomando una cerveza y entablé conversación con 5 jóvenes. Como el bar estaba cerrando me invitaron a seguir la conversación con ellos en un pub, tomando otras cervezas. Me pareció bien, ya que me resultaron simpáticos. Pero ocurrió que, abusando de mi confianza, me invitaron a entrar en un portal, diciéndome que iban a buscar algo. Me arrinconaron con intimidación y me “invitaron” a que les diese mi móvil y mi cartera. Temiendo lo peor (como que me dieran un navajazo, ya que me vi acorralado, sin posibilidad de salir sin enfrentarme a ellos) dejé que me cogieran el móvil y la cartera con la esperanza de que me dejaran en paz y no sufrir además del robo una violencia con lesiones y todo eso. Al final se largaron, no sin humillarme y ofenderme de varias maneras, con empellones y expresiones insultantes.

    Debería denunciarles, por robo con violencia e intimidación… Pero a la vista de recientes sentencias parece ser que la superioridad numérica no es considerada como elemento intimidatorio, ni como amenaza suficiente, ni como acto de violencia, por lo que me temo que la sentencia podría considerar que “les regalé” voluntariamente la cartera y el móvil, ya que “no tuvieron que pegarme” para que “se lo diera”, y yo no quise poner en riesgo mi vida para ello. Además, posiblemente debería pagar las costas del juicio e indemnizarles por falsa acusación. ¿Qué hago?

    Ah, por cierto, en el boxeo, ese deporte tan hombruno, combaten uno contra uno y de la misma categoría (es decir, peso). No uno contra cinco y de diferentes categorías. Eso sería un suicidio. Ni siquiera uno de 60kg contra uno de 80Kg. Y todo el mundo lo entiende así. Pero no se quiere entender cuando se trata de una violación a una mujer: ahí hay igualdad, si no se defiende es “porque no quiere”. Y lo mismo si se trata de una violación en grupo.

    Le gusta a 2 personas

  2. HOla Antonio,

    se que por la situación que has pasado es terrible pero deberías denunciar para que la sociedad tome conciencia de esto. Si no denuncias esas personas se lo van a hacer a otra persona.

    Si no luchamos no vamos a conseguir nada si luchamos vamos consiguiendo pequeños logros.

    Un fuerte abrazo de empatía

    Le gusta a 1 persona

  3. Hola Mayte.

    Gracias por tu apoyo. 🙂 ❤

    Creo que me he expresado con demasiado realismo, pero la situación que describo es figurada, inspirada en el lamentable caso de violación por "la manada", en Pamplona. Intento reproducir la situación de indefensión en que se encontró la mujer violada, pero sin que puedan operar los prejuicios contra las mujeres (que se lo buscan, que provocan y cosas así) para que se vea el sinsentido en que incurren quienes pretenden alegar que la víctima no se defendió suficientemente (¿poniendo en peligro su vida, quizás?) y que por lo tantó consintió.

    Saludos empáticos y disculpa por haberte inducido a error.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s