Encontrar trabajo a los 35

Después de esperar durante años a que mi situación profesional cambiase y eso no sucediese, me ví obligada a dejar mi trabajo. Tenía contrato fijo, pero mi experiencia en la vida me han hecho valorar otras cosas, no sólo tener en cuenta una relación con una empresa “de por vida”. Ya era por cuestión de salud y pensé que no tenía que aguantar esa situación. Podría haber cogido y darme de baja por depresión y haberle dado por saco así a la empresa (eso lo digo ahora porque mentalmente en estos momentos me siento más fuerte, ya que cuando dejé la empresa sólo quería huir y no tener más relación con algunas personas de allí). Creo que fuí valiente, y sin más presenté mi baja voluntaria.
Mucha gente no entendió mi decisión y me hicieron comentarios como “tendrias que haberte preñado allí para aprovechar la baja”, “yo hubiera provocado un despido”, etc. Desde fuera todo se ve muy bonito, pero mi vagina es mía para decidir cuándo preñarme y mi trayectoria profesional no quiero ensuciarla por un comportamiento que no va con mi forma de ser. Tal vez en mi casa me enseñaron a tener dignidad, tener valores e ir por lo legal. En fin…
Después de esto, tenía que buscar un nuevo empleo. Aunque ya llevaba meses buscándolo, antes de salir de mi ex-empresa. Muchas entrevistas que no llegaron a ningún sitio (más frustración). Pero no me lo podía creer, mi relación con esa empresa había terminado y no tenía que volver allí. ¡¡¡Era libre!!!

Fuente de imagen: Pixabay

Bien, os quiero contar algunas anécdotas que me han sucedido a la hora de buscar empleo.

Cita en el INEM.
El primer paso fué ir a la oficina del INEM e inscribirme como demandante de empleo. La chica del mostrador (algo más mayor que yo) me dijo que no tenía derecho a prestación por desempleo. Esto ya lo sabía, pero tenía que barajar que opciones tenía. Y me parece vergonzoso que teniendo diez años cotizados no tenga ningún tipo de ayuda ni nada. También me dijo que a mi edad estaba en una situación delicada. ¿Perdona? Me quedé flipada. Así va el país, con ese tipo de pensamientos no vamos a ningún sitio. Y menos que venga de una mujer.

Entrevistas y más entrevistas.
Seguí inscribiéndome en ofertas de empleo en las que pudiese encajar. Y sí, me han preguntado si tenía hijos, edad y mi estado civil. La mayoría, por no decir todos, eran hombres. ¿Casualidad?

Comentarios y autoestima.
Deciros que los comentarios que he escuchado en estos últimos meses sobre mis decisiones, me han sorprendido y me da mucha pena que la gente piense así, pero no me han afectado personalmente. Debido a lo que yo viví en casa, al carácter de mi madre y su personalidad, creo en mí y creo en muchas mujeres.

Nuevo curro.
Pronto empiezo un nuevo empleo, en una empresa donde tuve una entrevista agradable y profesional, donde les gustó mucho mi currículum. Estoy ilusionada y confío en que yo aportaré a la empresa y la empresa me aportará a mi.

Para terminar…
Nosotras somos capaces de desempeñar cualquier función sin importar la edad (como un hombre). Espero que los pensamientos de aquell@s que no opinan como yo cambien.

One response to “Encontrar trabajo a los 35

  1. Valiente! Pero está claro: la gente con cualidades ¡las tieneeeeee! Y con algo de suerte y la lucidez y valor necesarios para proteger tu criterio, pues eso, salen cosas!!! Felicidades!! 👐🏾💜💕💜🎉🎉🎉

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s