Mes sobre los derechos humanos

Con motivo del 10 de ciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos, una fecha que celebra y conmemora una de las ideas más positivas y de mayor calado que hemos logrado tener como especie, la de que todas las personas tenemos derechos humanos (que cuestiona así la tradición que nos clasifica en grupos donde unas personas son consideradas superiores o mejores y otras inferiores o peores), posteamos un cartel de Pictoline que nos ha enviado el jefe del departamento DACE (actividades), y sirve para visibilizar el papel que han tenido y tienen las mujeres en la lucha por DERECHOS HUMANOS PARA TODAS LAS PERSONAS.

En nuestro blog Historia de Ellas podéis leer más sobre las defensoras de derechos humanos. Si tenéis interés en leer manuales de protección para las personas que defienden los derechos humanos, escribir a inteligenciafeminista ARROBA gmail.com y montamos un post de recursos.

En nuestro blog Derechos Humanos, recordaros que publicamos un vídeo el año pasado con la lectura en clase de la Declaración de DDHH en tres idiomas: alemán, francés e inglés. En el blog vamos posteando más materiales en los diferentes idiomas que se aprenden aquí.

Añadir que el grupo C1 de Inglés está desarrollando este mes los siguientes proyectos, abiertos y voluntarios:

  • por un lado, revisar la Declaración de Derechos Humanos para sustituir el lenguaje machista de 1948 por un lenguaje más respetuoso con la existencia de las mujeres y su derecho a ser nombradas. La idea es sumarse a las peticiones a la Organización de Naciones Unidas de que así se haga;
  • por otro, sumarse a las campañas que organizaciones de derechos humanos como Amnistía Internacional realizan para que se ponga en libertad o se respete la vida de defensores y defensoras de derechos humanos, en este caso se trataría de la campaña Write for Rights! de Amnesty International USA.

Anuncios

Danay Suárez, hip hop y jazz con letras para la reflexión

Más vídeos

Consumo, PIB, cambio social y felicidad. Sí que podemos hacer…

Os copiamos un mensaje de pensadoras y pensadores feministas en la red (y Tico está en nuestro GdT DIF de facebook, donde hay unas 70 personas por ahora), porque es un buen ejemplo de cómo el desarrollo de inteligencia feminista enriquece el análisis de cualquier tema, ya que nos ayuda a humanizarnos y aprender a ver la realidad, al margen de lo que quieran hacernos creer para sostener sistemas que ejercen violencias a muchos niveles.

Tico P.: NO OS DEJÉIS ENGAÑAR. Normalmente suele utilizarse el PIB (Producto Interior Bruto) como indicativo del progreso económico de un país. Lo que hace el PIB es medir todas las transacciones monetarias que se producen en dicho país y eso se interpreta como índice de riqueza, bienestar y prosperidad. Así, los gobernantes de cada Estado esgrimen cada punto que aumenta como una victoria.
Pero no nos están diciendo la verdad.

El PIB cuantifica cada movimiento de dinero con independencia de cualquier valoración ética.
Os pongo un ejemplo: el huracán Andrew arrasó Florida en 1992 dejando a su paso 70 muertos, decenas de miles de personas sin hogar y daños por valor de 26.500 millones de dólares. Sin embargo, el PIB lo registró como un boom económico de más de 15.000 millones.
Igualmente, las guerras, las enfermedades, la tala de bosques, la contaminación de los mares o el envenenamiento del aire hacen subir el PIB.

¿Por qué os cuento todo esto? He estado mirando algunos vídeos de algunos centros comerciales durante el pasado Black Friday. Un día que dispara el PIB nacional por la cantidad de transacciones que se producen. En esos vídeos puede verse gente aplastada por gente. Inmensas masas de gente histérica golpeándose, empujándose, compitiendo, consumiendo, consumiéndose. He tenido una inmensa e inconsolable sensación de ajenidad. Pero el PIB…

Luego te detienes a pensar.

Imagen posteada por Fabiana F.

Un abrazo no mueve cifras. Contemplar un atardecer, echar una mano en un comedor social, oler una flor o aceptar el dibujo que una niña acaba de hacerte con un palito sobre la arena. Todo eso jamás aparecerá reflejado en el PIB que es, dicen, lo que mide la felicidad de un país y de sus gentes.

No os dejéis engañar.

Rosa C.: La prostitución también engrosa el PIB, los burdeles están incluidos cómo generantes de “riqueza”, a costa del maltrato a la mujer. No, no nos creemos muchas cosas.

Isabel F.: En cambio los cuidados de hij@s y mayores que sí que representan un ahorro al estado no cuentan para el PIB. Hasta en el PIB hay discriminación.

Isabel L.: El mantenimiento y conservación del paisaje, no contaminar y producir oxígeno respetando el bosque, cuidar a tu familia, rescatar gatitos y dar de comer a los pájsros en invierno, estas acciones y otras así son las que deberían formar el PIB.

Tico P.: Plantar un árbol no mueve PIB, ni tampoco detenerse a escuchar a los pájaros que anidan en él. Blanquear el dinero de la trata sí lo mueve.

Artistas, pensadoras y activistas gitanas para ayudarnos a pensar mejor

Con motivo del 25 de noviembre, queremos terminar la semana compartiendo un poema de Broislawa Wajs (Papusza), una poeta gitana polaca, y un artículo sobre 5 mujeres gitanas en España: Noelia “La Negri”, tocaodora sexodiversa; Jenifer Escobedo, activista transexual cordobesa; Alexandrina da Fonseca, educadora social; María Dolores Fernández pidiendo un estudio sobre mujeres gitanas en la Guerra Civil; y Beatriz Carrillo, la primera mujer de origen romaní que ocupa la Vicepresidencia del Consejo Estatal del Pueblo Gitano.

Esperamos que nos ayude a pensar mejor qué es violencia, y cómo la violencia conceptual patriarcal hacia las mujeres se suma a otras formas de violencia, como la violencia conceptual hacia pueblos o comunidades completas. Es decir, este post no trata de violencia de género del hombre gitano hacia la mujer gitana, sino de la violencia de género como modo de pensar patriarcal, violencia que sólo podemos superar con la herramienta crítica del análisis feministas.

Recordemos la definición “Violencia de género” en la Declaración sobre la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, aprobada en 1993 por la Asamblea General de las Naciones Unidas. Artículo 1. Es violencia contra la mujer «todo acto de violencia basado en la pertenencia al sexo femenino que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la vida privada.

Aquí, seis mujeres que nos pueden servir ahora de ejemplo e inspiración para pensar y luchar este complejísimo tema de la violencia de género.

ARTíCULO: Gitanas feministas que luchan contra los prejuicios Cinco voces explican las luchas por la igualdad de las mujeres gitanas en ámbitos diversos como la música, los derechos de las personas trans, la inclusión social, el papel de las mujeres romaníes durante la Guerra Civil y la experiencia institucional.

Cómo sería si juzgásemos todos los crímenes como actuamos ante casos de violación?

Proponemos al profesorado poner un cartel con esta viñeta en las aulas, para la reflexión de ¿Cómo sería si juzgásemos todos los crímenes como actuamos ante casos de violación?

25 nov: posts para comprender cómo luchar por erradicar la violencia de género de nuestra cultura

Os copiamos link a algunos de los posts que hemos publicado para intentar ayudar a la construcción de una conciencia colectiva más realista, racional y empática, que nos permita superar la visión violenta patriarcal, que justifica y se resigna ante tantas violencias evitables.

Agradecemos noticia de materiales como estos en alemán, francés, e inglés, para que se pueda también trabajar con ellos en las aulas de las EEOOII.

¿Qué podemos hacer contra la violencia?

violencia-genero-25n-cartelQueremos proponer que se lea en clase un breve artículo de Almudena Grandes, “Violaciones”, de una inteligencia clara y empática, con la esperanza de que sirva para reflexionar (y es necesario reflexionar pensando en el crimen del agresor y en cómo llega a eso, y no machacando a quien sufre la agresión) sobre todas las conexiones en nuestras vidas cotidianas que construyen la brutalidad de la idea de que la violencia machista y misógina no lo es tanto, o que es inevitable por natural, desde cómo justificamos la violencia física, verbal, conceptual de los varones hacia las mujeres antes que reconocerla como tal, a pesar del daño que genera, sólo porque las mujeres, según hemos aprendido culturalmente, si reciben violencia a manos del Hombre, desde el terror del “piropo” en la calle o la oficina, a la paliza en casa, o la violación, es que lo han provodado o se lo han buscado.

Como Escuela Oficial de Idiomas podríamos hacer carteles en los idiomas estudiados con el mensaje: ¡PAREMOS LA VIOLENCIA MACHISTA Y MISÓGINA YA!

Esperemos que si las mujeres del mundo vuelven a pedir que paremos el mundo como protesta contra la violencia de género, podamos ayudar a darles voz, porque se trata de una cuestión que podríamos transformar rescatando nuestra humanidad, desarrollándola.

25 noviembre: por la humanización de las personas, contra la violencia de género.

Violaciones, por Almudena Grandes

Lo que el Tribunal está transmitiendo a la sociedad que, para ser creída, respetada, una mujer violada debe seguir sufriendo después de haber sufrido, renunciar de por vida al placer

La violación es un delito. Violar a una prostituta, a una mujer promiscua, a una noctámbula, a una alcohólica, a una drogadicta, a una mendiga, no es ni más ni menos grave que violar a una virgen adolescente de misa diaria o a la propia esposa dentro del matrimonio, porque todas las violaciones son uno y el mismo delito. La condición moral de la víctima, sus costumbres, su conducta, son factores tan irrelevantes aquí como en cualquier otro crimen. Se podría pensar que admitir como prueba el informe de un detective sobre la vida cotidiana de la víctima de una violación sería parecido a aceptar, en un caso de asesinato, un testimonio que probara que el muerto era un malvado que merecía morir, para que la defensa solicite que se considere como atenuante. Podría parecer lo mismo, pero no lo es. Porque lo que pretende culpabilizar a la víctima de La Manada, sembrar dudas sobre su condición moral, es que se atreviera a salir a la calle, a tomar copas con sus amigas, después de haber sido violada, en lugar de quedarse en su casa con todas las persianas bajadas y la cabeza cubierta de ceniza. Eso es lo que el tribunal ha valorado, y al hacerlo, no sólo ha asumido que la calle, la noche, la diversión, son un territorio masculino. También está transmitiendo a la sociedad que, para ser creída, respetada, una mujer violada debe seguir sufriendo después de haber sufrido, renunciar de por vida al placer y a la alegría para que se tome en consideración su sufrimiento. Así, una presunta decisión técnica se convierte en un acto de violencia sobre las mujeres. Uno más.