Aclaración: violencia de género, doméstica, y defensa legal ante el maltrato y el asesinato

Cuando una mujer asesina a un varón, el crimen se juzga por la ley general que condena el asesinato. Igual pasa con las agresiones (físicas, concretamente). Si una mujer asesina a un hombre va a juicio y es condenada porque el asesinato está prohibido en nuestra sociedad. Las mujeres, por tanto, si asesinan, no son perdonadas por asesinar. Van a juicio. Igual ocurre si agreden o torturan/maltratan, y si maltratan a menores tendrá su agravante, porque la ley protege a la infancia. Se les aplica la ley contra agresiones y torturas, que es la ley común contra este tipo de violencia.

El número de mujeres que usan la violencia contra los hombres y asesinan a hombres es bajísimo, no porque las mujeres no puedan ser violentas, o asesinar, son humanas (cualquier ser humano es capaz de este crimen), sino porque en la cultura patriarcal se las socializa con una prohibición de recurso a la violencia física de asesinato o maltrato (físico). Por lo que mujeres asesinando a hombres, este tipo de violencia, no es un problema social. Por esto NO hay una ley específica que aborde el problema social, porque no es un problema social. Pero esto no significa que a ellas no se las condene por violencia física cuando la ejercen.

Sin embargo, cuando un hombre asesina a una mujer, concretamente en el contexto familiar (que es el uno de los casos de violencia de género que reconoce la ley), o cuando un hombre maltrata (especialmente físicamente) a una mujer o a menores, concretamente en el contexto familiar, nuestra legislación sí considera que eso, dado el número de casos, es un problema social, y por tanto hay una ley específica.

Igual pasa con los crímenes del odio (xenófobos, racistas, homofóbicos, transfóbicos, con menores, con personas ancianas…), y la violencia de género también lo es.

Por tanto, “violencia de género” no signfica “violencia del hombre a mujer o de la mujer al hombre, indistintamente”, porque los casos no son iguales en las sociedades patriarcales en transición hacia sociedades regidas por el respeto a los derechos humanos de todas las personas, al margen de su sexo, género, sexualidad, estatus, grupo cultural… Violencia de género es sinónimo de violencia machista y de violencia misógina, legalmente y en la comprensión evolucionada de la violencia en nuestra sociedad.

Finalmente, “violencia doméstica” no es sinónimo de “violencia de género” aunque según las estadísticas y la realidad social la mayoría de los casos de violencia doméstica son también violencia de género. La violencia doméstica incluye los casos de mujeres maltrando a hombres, menores, y mayores. Y obviamente, los casos, mucho más numerosos, de hombres maltratando a mujeres, menores y mayores.

Anuncios

Un maltratador no es un buen padre

Por suerte, ahora a mucha más gente todo esto le parece surrealista. Pero es cultura patriarcal, pura violencia de género, y tenemos que hacer prevalecer el respeto a los derechos humanos de todas las personas. En Italia, ciertamente, les quede mucho más camino que recorrer.

“Es propio de la Edad Media que una víctima de malos tratos tenga que entregar a sus hijos a manos de su maltratador”, ha insistido Ada Colau en declaraciones a La Sexta recogidas por Europa Press.

Artículo No es país para mujeres, de Ana Cobos

Artículo Juan y Juana, de Miguel Lorente

Convocatoria a manifestación estatal, organizada por las mujeres y los grupos y redes feministas.

Cómo surgió el 9N: manifestación estatal a las 19.00

25 abril – Día internacional contra el maltrato infantil (vídeo educativo)

L@s niñ@s no mienten, los maltratadores sí.

Publicado den Question Femenina

http://www.qfem.es/video/124

Asociación Infancia Libre es una asociación de ámbito estatal y sin ánimo de lucro que lucha por los niños y las niñas que han sufrido abuso sexual y/o maltrato infantil intrafamiliar.

¡Convocan una concentración! ¡Es urgente! Hoy 25 de abril, en el Día Internacional contra el Maltrato Infantil, estarán en el Congreso de los Diputados, a las 19h, con Pamela Palenciano Jódar

Es responsabilidad de todas y de todos, nuestra infancia no puede esperar.
No se puede esperar a que la justicia deje de proteger a los hombres, a los padres de familia o a la iglesia y se centre en el interés fundamental y superior de los niños y de las niñas.
No se puede esperar a que sus madres pierdan la custodia por intentar protegerles de sus abusadores y/o maltratadores.

Nos concentramos porque ya no se puede esperar más para la libertad, la justicia, la igualdad de nuestros niños y de nuestras niñas, que se merecen ser felices en el presente.
#PorunaInfanciaLibre #DíaContraelMaltratoInfantil #NoSoloPamela #Comparte

5 mitos violencia machista desmontados en 3 min

Artículos

25NOV Autodefensa y Solidaridad humana

Queremos contaros historias de mujeres que han salido de situaciones donde podrían haber sido violadas, gracias no sólo a suerte, sino también a su actuación y a veces la solidaridad. Lo primero de todo es conseguir escucharlas, sin dejar que salte el automático machista de que las mujeres no son de fiar cuando hacen una crítica al Hombre. Lo siguiente: las mujeres (por razones que analizaremos en otros posts) suelen escapar a situaciones de violencia sin usar la violencia que reciben, lo que demuestra que las personas tenemos inteligencia para luchar de maneras diferentes y que la violencia no es siempre la solución. Estas mujeres han superado situaciones de peligro donde la propia autodefensa o la gente solidaria y valiente, que no mira para otro lado, ayudó. Podemos defendernos de muchas cosas, aunque siempre esté ahí el factor suerte también. Tenemos que aprender a ver nuestra lucha noviolenta diaria.

16 años. Un “amigo de la familia” pidió a mi madre un día un favor: que si podía ir yo a cuidar a su niño porque tenía una fiesta aquella noche. Después de acostar al bebé, estando yo durmiendo en su casa, me desperté y el padre se había metido en mi cama desnudo. Me tocaba. Se me congeló la sangre. Estaba aterroriza. Me apreté contra la cama. Me hice la dormida. Le daba manotazos y me alejaba, y dije, “Déjame dormir”, porque no quería que se pusiera violento. Quiero decir, pensé que tenía que impedirlo, pero que si “me resistía” tipo lo que echaban en las películas, podría hacerle gracia y ser peor, así que busqué una manera de resistir que no fuera a hacerle gracia, y que no se lo pusiera fácil moralmente. Como si no fuera a acordarme de lo ocurrido porque estaba grogui. Y funcionó. Al fin y a al cabo, él estaba haciendo una locura porque si yo lo contaba, se metería en un lío muy grande. Por la mañana me dijo que si me quería casar con él, que me llevaría por el mundo. No escuché mucho porque en cuanto pude, salí corriendo a mi casa. Y se lo dije a mi madre. Y por suerte, y por su intervención, seguro, nNo volví a saber de aquel abusador.

19 años. Trabajaba de secretaria para una embajada. Un jefe intentó violarme. Yo era secretaria y me había pedido que me quedara más tiempo porque tenía que enviar un mensaje urgente, y le hice el favor de quedarme a esperar y tomar en dictado aquello. Por suerte, me defendí físicamente (empujones, patadas y argumentar) y se lo impedí. Se reía y me dijo al oír que le amenazaba con hacerlo público: “Tu palabra contra la mía. Además, tú te has quedado aquí a esperarme”. ¡Encima! Pero yo también lo sabía: que la gente pensaría que yo era una mala mujer, que le habría provocado, “calentado”. No se lo dije ni a mi familia, a mi familia por no darles el disgusto, al fin y al cabo conseguí librarme. Pero rechacé el empleo cuando me lo ofrecieron. Y mi familia se sintió muy defraudada conmigo.

Mujer joven. Una vez hacía autostop porque no había transporte público y la distancia era inmensa para caminar y en una ocasión, el hombre intentó violarme. Me tiré del coche en marcha cuando redujo la velocidad, mientras antes le distraía hablando, no dejando que me viera como una muñeca hinchable, hablando y hablando para hacerle ver que éramos personas. En otra ocasión me monté atrás de un pick up donde alante iban dos hombres. Al que conducía le vi en los ojos por el retrovisor que se le estaban ocurriendo malas ideas y vi también que su amigo parecía horrorizado, así que empecé a hablar, como si fuera su hermana, su prima, para humanizarme a sus ojos, y así poder humanizarlos, y no paré hasta poder bajarme en un lugar donde podía huir. Me funcionó. Estoy muy orgullosa, porque yo me he defendido muchas veces sin tener que usar la violencia. A veces me he defendido empujando, pegando un golpe, claro, para poder salir corriendo, pero se pueden hacer muchas cosas además, sin tener que depender de armas o saber dar golpes. Gritar por ejemplo sería muy eficaz si la gente no hiciera como que no oye. Ahí podría ayudar la gente. En la Asociación de Mujeres Violadas y la policía te dicen que sólo funciona si gritas “Fuego”. Es muy triste, es una sociedad que da miedo, si lo piensas. Yo lo que recomiendo es usar la palabra, gritar, salir por patas, y mucha prevención: caminar por el lado contrario de la calle, sin acercarse a portales, llevar el móvil encendido en la mano, decirle la matrícula del vehículo a alguien por móvil (taxi), aprender a caminar sin mostrar miedo, que no te dé miedo a parecer tonta, histérica, todo eso que nos llaman cuando no hacemos lo que mandan, cuando no aceptamos ser víctimas. Tu vida es muy valiosa, y tu derecho a la felicidad.

Universidad. Un vecino me vio esperando en el portal porque no tenía llave y me dijo amablemente si quería subir a su casa mientras llegaba mi compañero de piso. Dije que no, pero cuando llevaba esperando 4 horas necesitaba ir al baño (era verano y estaba descalza cuando se me cerró la puerta) y como él bajaba a ratos, acabé aceptando: “Un momentito, gracias”. Intentó violarme, hablándome muy simpático y tirándome del brazo para el cuarto. Incluso me tiró en la cama, como si yo quisiera, como si yo estuviera jugando, como él.

Yo conseguí salir de su casa no parando de hablar y usando la fuerza física también. Pero estuve aterrorizada tres meses, hasta que se mudó. Y no denuncié porque si iba a la policía a denunciar cuando supieran que compartía casa con un amigo (no un amante, pero eso no se cree en la ideología patriarcal) y que yo había entrado voluntariamente a la casa, sería yo la culpable. Algo terriblemente brutal de nuestras vidas, real, que no ocurriría si la gente cambiara su idea sobre “las mujeres”, eso de que en el fondo somos más malas que los hombres, y unas “histéricas”, “mentirosas”, “caprichosas”, “calienta…” Pero mira lo que piensa mucha gente del feminismo, a pesar de que lo bueno que ha cambiado de nuestras vidas es gracias al feminismo.

Edad adulta. Una vez un hombre drogado me pidio un beso por la calle (yo estaba saliendo por ahí con mis amigas). Me alejé sin dárselo, nos alejamos, claro, y me encontré con que me siguió, con otros hombres y una mujer drogada también. Me acorralaron y la cosa tomó el tinte de un linchamiento que con toda probabilidad acabaría en violación también. Mis amigas se marcharon pero yo sabía que irían a por el coche, lo deduje. Aunque una intentó un rato pararles, pero no podía. Estaban muy puestos y como locos. Pasó un hombre latinoamericano que me oyó insultar al grupo y defenderme. Supo que no podía meterse a ayudar tampoco, y salió corriendo a pedir ayuda.

Mis amigas y el hombre fueron inteligentes y eficaces. Mis amigas llegaron con el coche para ver si podía zafarme y subirme a él. Yo luché y conseguí zafarme y meterme en el coche. Echaron cubos de basura para bloquear nuestro paso. Destrozaron el cristal delantero y trasero. Pero llegó la policía, no recuerdo si 4 o 6. Cuando tras una dura lucha los redujeron, apareció el hombre latinoamericano y hablamos con él.

Yo les tengo mucha gratitud a ellas y a él. Siempre he pensado que me salvaron la vida. Todo aquello, incluida mi autodefensa, me evitó ser linchada por tres hombres, y con toda probabilidad de ser violada por ellos.

Ayudarnos nos cambia la vida. Mirar para otro lado, no querer saber, es mezquino y cobarde, y muy innecesario porque se puede ayudar de muchas maneras. A todas las personas nos gusta hacer cosas buenas, de cuidarnos, pero vivimos en una sociedad que nos dice que no, nos decimos que somos egoístas y violentos, nos lo justificamos. Pero no es cierto. La gente se siente muy bien cuando colabora con otras personas para cosas que les hacen bien a todas las personas implicadas. Podemos hacer mucho para prevenir hechos violentos, y hay gente que sí lo hace: todos los días hay chicas, chicos que ayudan a evitar actos de violencia. Necesitamos ser más, pero se ve la grandeza humana todos los días en muchas pequeñas cosas, bastaría con que limpiáramos la mirada y aprendiéramos a ver lo que está, no sólo lo malo, o lo malo y distorsionado además.

Tenemos que crear una cultura de rechazo a la violencia, y eso incluye denunciar los crímenes de violencia de género, aunque eso implique criticar el papel del Hombre en la sociedad patriarcal. Es que los hombres no tienen por qué ser cómo dice el patriarcado que deben ser los hombres. Somos personas, los genitales no nos marcan tanto, tenemos mentes humanas, con una gran inteligencia. La violencia no es biológica, es aprendida en nuestra cultura. Tenemos que poder rechazar públicamente la violación centrando la atención en quien comete el crimen, el Hombre, y que cree que “todas son unas putas” y “merecen…” decirlo suena fuerte, saber del crimen no tanto. Tenemos que cambiar esto. Porque si la violación es un tema tabú es porque compromete al Hombre como líder. Necesitamos líderes PERSONAS, no tienen que ser Héroes, que luego también hacen otras cosas que no podemos denunciar porque encima nos odiarán a nosotras.

*Mujeres. Mujer gitana hace ADNV que nos humaniza

Noticia de Europa Press, 16/11/2016. Amanda (no dan su apellido), una mujer gitana, ha realizado el pasado 16 de noviembre una Acción Directa Noviolenta con su cuerpo, que ha recibido el apoyo de millones de personas, lo que nos ayuda a humanizarnos a todo el mundo, ya que esta acción ha servido para que muchas de estas personas y muchas otras más empiecen a superar sus prejuicios.

Millones de personas en Twitter evitan que una joven gitana se tatúe un prejuicio

Casi 27 millones de personas a través de Twitter han evitado que Amanda, una joven gitana madrileña, se tatuara en el brazo el prejuicio ‘Soy gitana y no soy de fiar’, como acto de protesta contra el rechazo y la discriminación que sufre el colectivo gitano. Articulo Relacionado Los prejuicios, otra gran piedra en el camino de las personas migrantes y refugiadas 16 Noviembre 2016 Este ha sido el acto central de la campaña #ElTatuajeQueMásDuele de la Fundación Secretariado Gitano c …

Leer mas: http://www.europapress.es/epsocial/igualdad/noticia-millones-personas-twitter-evitan-joven-gitana-tatue-prejuicio-20161116123751.html

(c) 2015 Europa Press. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de este contenido sin su previo y expreso consentimiento.

25NOV Cómo nació el puenting, o de la misoginia en el patriarcado

El puenting nació en una isla del Pacífico donde practican un deporte llamado “nangol”, deporte que tienen prohibido practicar las mujeres, como aquí la mayor parte de las cosas hasta hace poco.

La misoginia (el odio a las mujeres) del hecho no está sólo en ese autoritarismo patriarcal irracional, brutal, que hoy llamamos “violencia de género” (la ley reduce la definición de forma que dificulta que se entienda el concepto), donde el Hombre se considera superior y las mujeres son personas de segunda clase. (No hablamos de cada persona hombre individual, sino del modelo de hombre patriarcal, es decir, el análisis feminista da a los hombres también la posibilidad de liberarse de ese papel.) Así de hostil ha sido la vida por ser mujer hasta finales del siglo 20, que es muy duro que te consideren incapaz de fuerza, valor, inteligencia, cuando de hecho la tienes (y seguimos teniendo que oír que el insulto demencial “feminazi” nombra un tipo de feministas, como si el feminismo pidiera que el trato brutal patriarcal a las mujeres se le diera ahora a los hombres).

Hay una violencia más que no vemos y que explica que nunca echemos de menos a las mujeres en la historia (no hasta hace muy poco, como si hubiera sido normal que todo se lo debiéramos al Hombre, como si no hubiera habido mujeres aportando al mundo, también, a pesar del gran obstáculo de que se esperara que ellas siempre estuvieran encerradas y cuidando a los demás). Esta violencia es que se borra de la consciencia y la memoria, se invisibiliza la realidad de la existencia de las mujeres y su impacto en su sociedad.

La historia del nangol es ésta: la idea nació cuando una mujer, al huir de su marido, se ató una cuerda al tobillo y se tiró al vacío. Qué desesperación, ¿no? Qué gran inteligencia. El marido la siguió y por no haberse atado a nada se estrelló.

¿Por qué iba una mujer a huir de su marido? Pensemos lo más realista: que la pegaba, esa práctica patriarcal de siglos en todo el planeta; o quizá quería ser libre porque la habían forzado a casarse… ¿O será que las mujeres siempre hacen cosas malas, inconvenientes, y por eso está bien tenerlas bien controladas?

No hay retratos de esa mujer, ni se conoce su nombre. No pasó esta mujer a la historia. No se reconoció socialmente su valor e inteligencia al hallar aquella solución para salvar su vida. No sabemos qué fue de ella después. Y el nangol es cosa de hombres en el Pacífico, sirve para que ellos demuestren su hombría, y no para que las personas demuestren su valor; y para asegurar buenas cosechas, un toque de superstición. Aquí también, cuando pensamos en el puenting, no imaginamos mujeres practicándolo, como en la mayor parte de los deportes, pongamos el fútbol, carreras de coches, atletismo, aunque al menos ya nos consta que no es porque las mujeres no puedan practicarlos o porque no los practiquen desde que tienen libertad para hacerlo.

divingSi alguien quiere imaginarla y hacer un dibujo, nos encantará publicarlo, y crear una galería donde imaginemos a tantas y tantas mujeres y otras personas que el patriarcado también odió porque no acataban el papel de género, a quienes debemos cosas muy buenas que disfrutamos hoy.