Día de la poesía. Rosario Castellanos

Empezamos una serie dedicada a poemas escritos por mujeres, para aportar al esfuerzo de educarnos en ser conscientes y sensibles de que nos falta la historia de media humanidad porque el patriarcado ha juzgado a las mujeres como inferiores creativa e intelectualmente durante siglos (en contra de toda evidencia hallada en la realidad), y de que seguimos perpetuando esa tradición cultural cuando no aprendemos a ver que las mujeres son personas, que sus mentes son humanas. Si no has echado de menos a las mujeres como pensadoras, creadoras, activistas, inventoras, exploradoras, investigadoras, inventoras, aventureras… como todo aquello que es humano pero que las mujeres de las sociedades patriarcales han tenido prohibido por el sistema sexo-género, que las ha encerrado y “especializado” en obedecer y servir al Hombre, en educar en cultura patriarcal para sostenerlo, contra ellas mismas y todo lo humano, y sin que esto conmoviera ni a hombres ni a mujeres (así de endurecidas hemos quedado con esta educación las personas), sin que esta crueldad moviera a la mayoría de los hombres a rescatar la humanidad, sumándose a la lucha noviolenta por cambiar el estado de la cultura, por humanizarnos, tarea de todo el mundo y no un tema “de mujeres”, si no notas que nos falta mucha historia, que tenemos mucho poder para influir en nuestras vidas y la de quienes nos rodean sólo ya comprendiendo algunas cosas, podrías apuntarte a desarrollar inteligencia feminista, para superar este profundo prejuicio y también insensibilidad.

Rosario Castellanos

Nació en México, en mayo de 1925. Fue escritora, filóloga, diplomática, estudió también filosofía, haciendo un curso de perfeccionamiento con una beca en España. En los años sesenta, se ganó la vida y se dedicó a la enseñanza de la literatura y la filosofía en universidades mexicanas y estadounidenses. Al menos la primera mitad de su vida vivió sobre todo en Comitán, Chiapas, México, lo que queda plasmado en su impresionante obra, caracterizada por una gran inteligencia empática pues era capaz de observar y ver lo que se suponía que no debemos ver, por ejemplo, la injusticia, el maltrato de pueblos más violentos a los pueblos indígenas, para el caso de Chiapas, el pueblo maya. También fue sensible a la situación de las mujeres en el mundo, tan abrumadora e injustamente consideradas inferiores y explotadas brutalmente.

Podéis leer su novela Balún Canán (1957), ubicada en Chiapas, para aprender historia y también para aprender a mirar la realidad incluyendo a las personas son que son tradicionalmente subestimadas y juzgadas injustamente. A propuesta del departamento DACE de nuestro centro vinculamos a un poema de michelle renyé, “No soy un grano de anís” (audio y texto escrito), inspirado en una frase de la novela de Rosario Castellanos y en una niña maya real, para llamar nuestra atención sobre las niñas en los países en guerra y crear un puente de conexión.

Rosario Castellanos escribió mucho, con la urgencia, el sentimiento y la lucidez crítica de las personas a las que les importa algo más que su bienestar y su vida. Sorprende la cantidad de textos (por suerte publicados) que produjo en sus 49 años de vida. Murió en Israel, al parecer a causa de un accidente doméstico, a los tres años de llegar como embajadora, puesto que se ganó por su impresionante labor de promoción de la cultura.

Su poesía completa se publicó bajo el título Poesía no eres tú (1972), y en nuestra pequeña publicación para la difusión incluimos en la página tres el poema que da título al volumen, con un link a su lectura y también un análisis del mismo para las personas que temen no entender la poesía, recordando, no obstante, que se puede leer poesía desde el conocimiento de la vida y obra de quien escribe, sí, pero también como poesía en sí misma, arte de la palabra humana, y que este último tipo de lectura sólo nos pide una mirada abierta, inocente, para dejarnos llevar a esa especie de sueño que es un poema.

Image result for rosario castellanosSus ensayos se reunieron en el volumen Mujer que sabe latín (1974), título inspirado en el refrán patriarcal: “Mujer que sabe latín, ni encuentra marido ni tiene buen fin”.

Terminamos el post del blog Desarrollando inteligencia feminista con un poema, y os invitamos a descargar y leer nuestro Dossier Día de la Poesía: Rosario Castellano (6 páginas), donde encontraréis este post y más poemas.

Meditación en el umbral

No, no es la solución
tirarse bajo un tren como la Ana de Tolstoi
ni apurar el arsénico de Madame Bovary
ni aguardar en los páramos de Ávila la visita
del ángel con venablo
antes de liarse el manto a la cabeza
y comenzar a actuar.
Ni concluir las leyes geométricas, contando
las vigas de la celda de castigo
como lo hizo sor Juana. No es la solución
escribir, mientras llegan las visitas,
en la sala de estar de la familia Austen
ni encerrarse en el ático
de alguna residencia de Nueva Inglaterra
y soñar, con la Biblia de los Dickinson,
debajo de una almohada de soltera.

Debe haber otro modo que no se llame Safo
ni Messalina ni María Egipciaca
ni Magdalena ni Clemencia Isaura.

Otro modo de ser humano y libre.

Otro modo de ser.

Para más información unos vínculos a info sobre algunas de las mujeres reales aludidas en el poema “Meditación en el umbral” de Rosario Castellanos: Teresa de Ávila, artículo de Píkara Magazine , Juana Inés de la Cruz, ensayo en Cervantes Virtual, Jane Austen en un artículo de la revista NegroWhite, Emily Dickinson, de la web Mujeres en la Historia, Safo en Mujeres en la Historia, publicación Entre Penélope y Messalina del grupo Milenta.

Descargar 2017_Poesía_Rosario Castellanos (6 págs) para seguir leyendo, “Poesía no eres tú” (página 3) con comentario, y otros poemas de Rosario Castellanos.

PyR.10.16 ¿Por qué no hablan los hombres de su sexualidad?

misoginiamujerdiosateismo_thumb1Para este tema en el que nos jugamos tanta salud y tanto placer, y que es clave para cambiar el mundo patriarcal, el de un tipo de sexualidad masculina, la patriarcal, machista y misógina en muchas de sus manifestaciones (por el odio que conlleva que incluye la cosificación de las mujeres), expuestas por todos lados, intimidantes en la vida cotidiana de millones de personas (mujeres, personas pequeñas, y también hombres que no quieren actuar así), pero tema tabú para el análisis crítico, os copiamos el editorial del número de octubre 2016 de Hombres Igualitarios, la revista del grupo de hombres AHIGE.

Hombres: ¿qué pasa con nuestra sexualidad?

(…) los hombres igualitarios solemos estar preocupados por nuestra sexualidad (…): ¿Por qué no hablamos de la sexualidad masculina? (…) no parece  que se profundice demasiado en el asunto,  bien por miedo a lo que nos vamos a encontrar, bien porque, en el fondo, preferimos no cuestionarnos nuestro comportamiento sexual. Y el caso es que, si echamos una mirada a la sexualidad masculina y sus consecuencias,  no podemos por menos que estremecernos:

  • Siete de Julio, San Fermín: En Pamplona, las fiestas finalizan con un saldo de cuatro violaciones y un número indeterminado de abusos sexuales
  • Las violaciones, malos tratos y asesinatos de mujeres siguen siendo el pan nuestro de cada día para millones de mujeres en todo el mundo. Hay países como México y Brasil, donde la violencia de género forma parte de la “marca país” (por ejemplo, Ciudad Juárez). Desgraciadamente, aún hoy, los abusos sexuales a mujeres y a menores son armas de guerra en cualquier conflicto armado
  • La trata de mujeres y niñas sigue siendo el negocio ilegal más lucrativo del mundo, junto al tráfico de armas y el narcotráfico, tal como denuncian organizaciones como Save the Children. La prostitución en su 95%, sigue siendo la consecuencia de esta trata. Los gobiernos prefieren volver la vista y tolerar la existencia de miles de burdeles en ciudades y carreteras de nuestro país.
  • La mayor parte de los medios de comunicación asumen la existencia en sus programaciones de nichos de publicidad prostituyente o de pornografía que les permite engordar sus cuentas corrientes, aunque luego sus líneas editoriales rezumen moralina y puritanismo.

Y todos estos fenómenos sociales se sostienen y rentabilizan gracias a la demanda insaciable de una sexualidad masculina que sigue justificándose en la biología (“no se puede ir contra la naturaleza, tengo que satisfacer mis necesidades, su represión es perjudicial”) cuando, en realidad,  lo que hay debajo es la socialización milenaria que ha elevado el pene a la categoría de falo dominador y depredador y colocado a las mujeres en el papel de objetos receptoras de semen sin opción a la rebeldía o la reclamación porque el castigo es la violencia hasta la muerte si fuera preciso.

Los hombres, todos y cada uno, tenemos que preguntarnos qué le pasa a nuestra sexualidad (…) Por qué no podemos reflexionar sobre ella con calma y conocimiento,  para ver hasta qué punto nos perjudica y hasta qué punto podemos mejorarla, humanizarla, “civilizarla” (…). Hay autores que han lanzado ideas y reflexiones muy interesantes, como José Antonio Marina, cuando dice que “una relación sexual debería ser lo más parecido a una conversación entre amigos”  y no el combate de boxeos o de sumo que nos presenta el cine o la televisión.  Anthony Giddens apunta que el futuro de la sexualidad humana es el reconocimiento de su  “plasticidad”, es decir, de su variedad benigna y respetable.

¿Pueden los hombres feministas  seguir manteniendo un comportamiento sexual compulsivo e irracional  que es contradictorio  con  el respeto y el trato igualitario debido a las mujeres? ¿No deberíamos  iniciar un proceso personal de cambio que consiga, en primer lugar,  que nuestro pene deje de tener ese valor simbólico machista de falo? ¿Se puede ligar desde la igualdad? ¿Se puede obtener placer sin tener que cosificar a la pareja?

Estas y muchas más preguntas debemos hacernos los hombres para cambiar nuestro comportamiento sexual y erradicar las terribles consecuencias  que actualmente generamos.  Las violaciones, los malos tratos, los asesinatos, la trata de mujeres, etc.,  son productos de una sexualidad primitiva y poco evolucionada que necesita ser educada desde la más tierna infancia.  La coeducación en la igualdad incluye también y necesariamente, educación sexual y afectiva.

En este número de nuestra revista “Hombres Igualitarios”,  hemos decidido plantearnos el tema: leer el número de octubre 2016  (link). ¡Gracias, AHIGE!

pancarta-orgasmos.jpg

Manual para cubrir noticias de violencia de género

Si eres periodista o quieres serlo, y si eres lectora o lector de noticias, te interesará su lectura!

Las personas periodistas, ¿podemos ayudar? (28 págs.)

Revistas. Hombres Igualitarios contra el maltrato

AHIGE. NÚMERO – EL 85- DE LA REVISTA DE AHIGE, «HOMBRES IGUALITARIOS»

En el número de Septiembre de 2015, AHIGE intenta responder a su preocupación ante la oleada de violencia machista que hemos sufrido este verano. ¿Qué podemos hacer desde una asociación de hombres? ¿Podemos trabajar y trabajarnos los hombres para convertir el maltrato en cuidado, la violencia en empatía? Nuestra respuesta es la esperanza. Por eso estamos aquí, por eso queremos levantar la voz afirmando que «cada hombre es una revolución interior pendiente». Todo el número está, pues, atravesado por esta preocupación. Nuestro editorial, «Del maltrato al cuidado» marca la senda. Los artículos deopinión, también: uno de ellos, «La complicidad del silencio» es una llamada a los hombres; el otro, de Ana Dolores Verdú, es una protesta contra la violencia simbólica.

Desde AHIGE estamos preparando actos públicos de denuncia de la violencia machista, como las «Ruedas de hombres» de cada 21 de Octubre. Este año, también nuestra participación en la marcha del próximo 7 de Noviembre en Madrid. Vamos organizando actos -como el «Cafè d’homes» de hace unos días en Barcelona- alrededor de estas acciones. Y en las redes sociales acabamos de lanzar un vídeo y una recogida de fotos en facebook.

Recogemos también ejemplos diversos de cómo estamos trabajando con hombres que han ejercido maltrato. Es nuestro «tema del mes». Entrevistamos a nuestro compañero Heinrich Geldschläger (Asociación Conexus en Barcelona), un reconocido experto mundial en este tema y que recientemente coordinó la Conferencia europea IMPACT, en la que estuvieron presentes los principales programas de trabajo con hombres violentos.

También dentro de este bloque del «tema del mes», recogemos ejemplos internacionales de nuestros corresponsales sobre cómo se trabaja en Uruguay, en Oaxaca (México) y en Italia.

Dentro del territorio español, recogemos experiencias de trabajo con hombres violentos en Euskadi (nuestro amigo Mikel Otxotorena comenta la experiencia de On:Giz) y en Madrid (nuestro amigo Iñaki Lajud nos explica el trabajo en la Fundación ASPACIA). Por supuesto, desde AHIGE impulsamos desde hace años el programa «GANDHI». Nuestro compañero Juan Antonio Ríos nos lo presenta.

Recomendamos el film «Mandarinas» (preciosa pel·lícula sobre la violencia bélica masculina) y la novela «Para acabar con Eddy Bellegueule» (sobre el acoso homofóbico). En la «Galería de hombres al margen del patriarcado», con nuestro compañero Jesús Espinosa comenzamos el repaso de la biografía de Stuart Mill.

Finalmente el número cuenta con algunas seccones habituales: nuetro compañero Manuel Buendía nos hace pensar con sus «Buendióldoras». Rafa Soto ha dibujado con esmero sus viñetas de Isa y Nando. Y naturalmente, tenemos nuestro rincón poético, «Nardos y caracolas», con poemas de Claudio Rodríguez, de Javier Rodríguez y de Pedro Unamunzaga, que esperemos que os resulten sugerentes.

Con todo este material, confiamos que encontréis elementos que os ayuden a caminar hacia un mundo más armónico y justo, más allá del patriarcado.

Vuestros compañeros del Consejo de Redacción de la revista «Hombres igualitarios».