Feminismo y defensa de la vida en el planeta

¿Pueden entenderse ecologistas, animalistas y feministas?

Consumo, PIB, cambio social y felicidad. Sí que podemos hacer…

Os copiamos un mensaje de pensadoras y pensadores feministas en la red (y Tico está en nuestro GdT DIF de facebook, donde hay unas 70 personas por ahora), porque es un buen ejemplo de cómo el desarrollo de inteligencia feminista enriquece el análisis de cualquier tema, ya que nos ayuda a humanizarnos y aprender a ver la realidad, al margen de lo que quieran hacernos creer para sostener sistemas que ejercen violencias a muchos niveles.

Tico P.: NO OS DEJÉIS ENGAÑAR. Normalmente suele utilizarse el PIB (Producto Interior Bruto) como indicativo del progreso económico de un país. Lo que hace el PIB es medir todas las transacciones monetarias que se producen en dicho país y eso se interpreta como índice de riqueza, bienestar y prosperidad. Así, los gobernantes de cada Estado esgrimen cada punto que aumenta como una victoria.
Pero no nos están diciendo la verdad.

El PIB cuantifica cada movimiento de dinero con independencia de cualquier valoración ética.
Os pongo un ejemplo: el huracán Andrew arrasó Florida en 1992 dejando a su paso 70 muertos, decenas de miles de personas sin hogar y daños por valor de 26.500 millones de dólares. Sin embargo, el PIB lo registró como un boom económico de más de 15.000 millones.
Igualmente, las guerras, las enfermedades, la tala de bosques, la contaminación de los mares o el envenenamiento del aire hacen subir el PIB.

¿Por qué os cuento todo esto? He estado mirando algunos vídeos de algunos centros comerciales durante el pasado Black Friday. Un día que dispara el PIB nacional por la cantidad de transacciones que se producen. En esos vídeos puede verse gente aplastada por gente. Inmensas masas de gente histérica golpeándose, empujándose, compitiendo, consumiendo, consumiéndose. He tenido una inmensa e inconsolable sensación de ajenidad. Pero el PIB…

Luego te detienes a pensar.

Imagen posteada por Fabiana F.

Un abrazo no mueve cifras. Contemplar un atardecer, echar una mano en un comedor social, oler una flor o aceptar el dibujo que una niña acaba de hacerte con un palito sobre la arena. Todo eso jamás aparecerá reflejado en el PIB que es, dicen, lo que mide la felicidad de un país y de sus gentes.

No os dejéis engañar.

Rosa C.: La prostitución también engrosa el PIB, los burdeles están incluidos cómo generantes de “riqueza”, a costa del maltrato a la mujer. No, no nos creemos muchas cosas.

Isabel F.: En cambio los cuidados de hij@s y mayores que sí que representan un ahorro al estado no cuentan para el PIB. Hasta en el PIB hay discriminación.

Isabel L.: El mantenimiento y conservación del paisaje, no contaminar y producir oxígeno respetando el bosque, cuidar a tu familia, rescatar gatitos y dar de comer a los pájsros en invierno, estas acciones y otras así son las que deberían formar el PIB.

Tico P.: Plantar un árbol no mueve PIB, ni tampoco detenerse a escuchar a los pájaros que anidan en él. Blanquear el dinero de la trata sí lo mueve.