LEGISLACIÓN

Las personas feministas llevamos luchando por el cambio social que se ha venido produciendo desde el fin de la dictadura, en todo tipo de ámbitos, grados y niveles, desde lo íntimo, la autocrítica, al mundo de la vida en sociedad, y un área de trabajo ha sido siempre la ley, las leyes democráticas, que en ocasiones pueden llegar a ser más avanzadas que las ideas que prevalecen en la sociedad, a menudo una amenaza para los derechos humanos de muchos grupos humanos, y sin duda, de las mujeres.

A causa de todo esto, las personas que luchan por cambios sociales a mejor aprecian las leyes democráticas, incluso aunque las critiquen (como criticamos las feministas la ley contra la violencia de género, a pesar de celebrar su existencia, pues habiendo ésta reconocido que existe un problema social de violencia de los varones hacia las mujeres por creerlas “suyas”, no ha dado el paso de presentarlo como ideología patriarcal, conectándolo a todos los casos de violencia de género, incluida la violación, pues violencia de género desde el enfoque feminista no es sólo cuando un marido o ex novio pega o mata a una mujer a la que supuestamente amaba, sino la violencia machista y misógina invisibilizada y justificada en las sociedades patriarcales a lo largo de siglos), pues constituyen un gran apoyo para la construcción de un mundo menos violento e injusto.

Os recomendamos la lectura de estos documentos, para que podamos en conjunto reforzar las buenas ideas que nos rescatan la humanidad y mejoran nuestras vidas.

II Plan estratégico de Igualdad de Género en Educación 2016-2021 (fuente)

El II Plan de Igualdad de Género en la Educación, establece las medidas de la Junta para promover este objetivo en las aulas andaluzas durante el periodo 2016-2021. Respecto al anterior plan, desarrollado desde 2005, la nueva estrategia refuerza las medidas orientadas a la prevención y erradicación de la violencia contra la mujer y a evitar discriminaciones por identidad y orientación sexual, modelo de familia o formas de convivencia. Asimismo, incorpora otras que inciden en la cultura que sustenta la desiguadad, especialmente la tradicional socialización diferenciada.

Las iniciativas recogidas en el plan se agrupan en cuatro grandes finalidades: establecer las condiciones para que los centros desarrollen planes coeducativos a través de una organización escolar y de un currículo sin sesgos de género; desarrollar acciones de sensibilización, formación e implicación de la comunidad educativa; promover inicativas de prevención de la violencia, e integrar la perspectiva de género en el funcionamiento de la Administración educativa andaluza.

El documento se completa con la mejora de las medidas ya implantadas en el plan de 2005, entre ellas las vinculadas a la utilización de lenguaje no sexista; eliminación de las desigualdades provocadas por la socialización diferenciada; formación específica al profesorado y a las familias; fomento de las prácticas educativas no discriminatorias, y enseñanza de los conocimientos relacionados con las responsabilidades familiares. Los centros seguirán contando con responsables de coeducación, seleccionados entre el profesorado y cuya dedicación se considera como mérito para la promoción profesional.